viernes, 24 de junio de 2016

Juegos insolentes 4 y 5 - Emma Green


–¿Puedo decirte algo?, sonríe. 
– No. 
– ¿Por qué? 
– Porque irás demasiado lejos. Estás eufórico, en shock, vas a decir algo de lo que te arrepentirás después. 
– ¿Algo como...? resopla jugando con mis mechones rubios. 
– Como palabras de amor, murmuro tímidamente. 
– ¿Porque jamás te digo palabras de amor? 
– Demasiadas palabras de amor, pues. 
– No estoy seguro de que haya demasiadas palabras de amor para ti, Liv Sawyer... 

*** 
A los 15 años, él era mi peor enemigo. A los 18, mi primer amor. A los 25, nos volvemos a encontrar, por la más triste coincidencia de la vida... Sólo que se ha convertido en todo lo que más odio. Ahora debo vivir con él nuevamente. Los dramas nos persiguen, y ninguno de los dos ha logrado seguir adelante. Liv Sawyer y Tristan Quinn se destrozan tanto como se atraen, ¡y llevan diez años así!





– Deja tu guitarra, Tristan. 
–¿Qué hay de nuevo, Sawyer? murmura con una voz desconfiada. 
–¿Qué crees? resoplo. 
– Nunca me han gustado las adivinanzas... 
– Nunca te ha gustado la sinceridad, tampoco. 
–¿Es una pregunta? 
– No. 
*** 
A los 15 años, él era mi peor enemigo. A los 18, mi primer amor. A los 25, nos volvemos a encontrar, por la más triste coincidencia de la vida... Sólo que se ha convertido en todo lo que más odio. Ahora debo vivir con él nuevamente. Los dramas nos persiguen, y ninguno de los dos ha logrado seguir adelante. 
Liv Sawyer y Tristan Quinn se destrozan tanto como se atraen, ¡y llevan diez años así! ¿Pero acaso un niño desaparecido y dos familias rotas podrán permitirle a dos almas gemelas amarse? No hay nada menos seguro... 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...