viernes, 17 de febrero de 2017

Trilogía Mi millonario mi boda y yo - Mina Shepard



Si alguien me hubiera dicho que con ÉL la vida se volvería tan intensa... El haberlo conocido fue más emocionante que viajar a un país exótico, más excitante que un día entero de compras en plena temporada de rebajas, más loco que haber ganado el premio mayor en la lotería, más exquisito que todos los pasteles de chocolate, los mil hojas y los macarrones reunidos. Mejor que todo lo que había conocido en mi vida.
Pero en este preciso momento, creo haberlo perdido todo...
Antes que nada, comencemos por el principio, les contaré todo. Les aconsejo instalarse cómodamente y sobre todo tomar asiento, puesto que la historia que voy a relatar es bastante increíble pero verdadera.


¿Conocen la expresión « ascensor emocional »? Creo que nunca había experimentado ese sentimiento hasta ahora. Creí de verdad que el príncipe azul existía cuando conocí a Samuel, por casualidad, aquella vez que se escondió en mi casa para escapar de los paparazzi que lo perseguían. Pensé que todo eso era real: el amor a primera vista; la pasión; el encuentro con el hombre que todas las mujeres desean, ese que no sólo es ambicioso y divertido sino que también está lleno de sorpresas y de atenciones, ese que te mira con los ojos iluminados por estrellas y que te llena de regalos, ese hombre por el cual sientes que eres única e inigualable en el mundo. 
Todo eso creí cuando conocí a Samuel Wright. Al menos era lo que yo creía hasta hace sólo unos instantes…

Nadie logra contactar a Samuel desde que su gemelo reveló su existencia a toda la prensa de espectáculos, Benjamin y Diego tampoco han tenido noticias suyas, sus empleados afirman que no está en la finca pero sus cosas y su teléfono están en su casa... y él, desapareció. No me atrevo a imaginar lo que está sintiendo en este momento. Hago todo el esfuerzo del mundo para ser racional y pensar que Samuel es un adulto responsable e inteligente, que nunca haría nada estúpido, y que de todas formas no lleva tanto tiempo desaparecido... Pero aun así, me es totalmente imposible tranquilizarme. 
¿Dónde está Samuel Wright, dónde está mi tierno millonario a estas horas? ¿Y qué repercusiones tendrá esa revelación en él? ¿En nosotros?.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...