sábado, 10 de junio de 2017

Water's edge - Stacy Kestwick

Las rosquillas eran su debilidad.
Si Sadie Mullins no hubiera estado corriendo por la playa para quemar las calorías de su adicción por las rosquillas, no habría notado al hombre que no se movía en el agua.
No se habría tirado al agua tras él.
No habría conocido a West Montgomery.
El bastardo arrogante debería haber sido amable, incluso agradecido.
Por supuesto, no lo fue.
Ese debería haber sido el fin.
Por supuesto, no lo fue.
Malditas rosquillas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...